¿Qué es el índice Big Mac?

El índice Big Mac no es para medir la calidad de las hamburguesas, tampoco se trata de algún sistema para saber dónde está el Mcdonald’s más cercano. Este es un índice que fue creado en 1986 por la revista The Economist.

Pero, ¿para qué sirve el índice Big Mac?

Este índice fue creado con dos objetivos principales. Primero para comparar el costo de vida entre dos países y por otro lado evaluar el valor de una moneda con respecto al dólar de Estados Unidos.

La idea principal del índice de Big Mac es, básicamente la misma que la del método de Paridad de Poder Adquisitivo. Este consiste en la conformación de una canasta de bienes y servicios que pueda ser evaluada en cualquier país y luego compararla con los valores normalizados al dólar de Estados Unidos.

Se toma el precio de una Big Mac en Estados Unidos y se compara con el precio de la misma en otros países. Para realizar esta comparación es necesario llevar la moneda de cada país al dólar de Estados Unidos.

Se asume que el precio debe ser el mismo porque el producto es el mismo y la empresa también. La diferencia de precios corresponde a un ajuste en el tipo de cambio.

¿Por qué una hamburguesa?

Tomar una hamburguesa como precio de referencia para comparar los precios de las divisas tiene sentido si consideramos que esta cadena de restaurantes vende las hamburguesas en muchos países. Este producto es muy estandarizado, si bien es cierto puede variar con algunos costos, la producción es básicamente la misma.

 

 

¿Cómo se interpretan los resultados?

Cuando el precio de una moneda de un país está por encima del precio del dólar de Estados Unidos, entonces se dice que la moneda de ese país esta apreciada con respecto al dólar de Estados Unidos. De modo contrario cuando está por debajo, se dice que la moneda esta depreciada.

El precio de la hamburguesa en un país y otro ayuda a determinar el valor de estas monedas y es así como se interpreta el índice Big Mac.

Hay algunas cosas cuestionables sobre este índice, ya que los costos de producción y la operativa en cada país es diferente (sueldos, rentas, etc), esto afecta el precio del producto. También hay que considerar que la demanda de la comida rápida es mayor en algunos países.

Este índice no pretende ser una herramienta de política económica, sino solo cumple una función más informativa. A grandes rasgos, es capaz de ilustrar la situación de tipos de cambio a nivel mundial.

El propio The Economist advierte sobre las limitaciones de este índice.

Aquí puedes ver con detalle los resultados de cada país con respecto al índice Big Mac

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *